CHARLOTTE HOUMAN, diseño y                  moda sostenible.

Hoy os presentamos un proyecto que se está realizando en Cáceres, más concretamente en la zona de la Vera y que bien puede servir como ejemplo de cómo elaborar un producto de alta calidad, respetuoso con el entorno y que además permite mantener procesos de producción tradicionales con un aire innovador. Bien puede servir como referencia para mejorar aquellos productos o procesos de producción tradicionales de nuestros pueblos. Os dejamos con Charlotte Houman, nadie mejor que ella para contaros su proyecto empresarial y de vida.

Me llamo Charlotte, soy diseñadora textil. Nací en Dinamarca, pero tengo mi estudio en Cuacos de Yuste. Aquí nació el proyecto Extremerinas, con el objetivo de revalorizar la lana merina trashumante de la dehesa extremeña, y  a la vez devolverla el prestigio que tuvo en el pasado.

Éramos yo,  Concha Salguero, coordinadora de proyectos en Asociación Trashumancia y Naturaleza y el ganadero Miguel Cabello, de Siruela, Extremadura, quien donó los primeros kilos de lana para el proyecto.

Nuestra idea era demostrar a la gente la gran calidad y versatilidad que tiene la lana merina, y la importancia que tiene el manejo de la ganadería extensiva y trashumante en la vida de los animales, las personas y la naturaleza. Ahora siete años después, he creado varios productos de lana merina bajo mi marca Charlotte Houman – Diseño textil Sostenible, a los que se puede acceder y adquirir en la tienda de resisitirerural, pinchando aquí, o desde mi tienda online, www.charlottehouman.com

La lana blanca utilizada en mis diseños proviene del rebaño de merinas trashumantes, gestionado por Asociación Trashumancia y Naturaleza. Su principal objetivo es apoyar los beneficios que aportan a toda la sociedad los sistemas pastoriles y trashumantes y conservar y proteger la red nacional de vías pecuarias. La lana negra viene de la ganadería ecológica de Miguel Cabello, Extremadura, que sólo cría ovejas merinas autóctonas de raza negra, que además están en peligro de extinción.

Estos dos rebaños son un ejemplo de cómo se debe manejar la ganadería, con el máximo respeto hacía los animales y la naturaleza, que además están aportando grandes beneficios al suelo en forma de abono natural,  captación de CO2, prevención de incendios y reparto de semillas. Evitando así erosiones y generando biodiversidad. Importantes acciones en la lucha contra el cambio climático.

Quiero que mis diseños formen parte de un ciclo perfectamente trazable, desde el nacimiento del cordero hasta el producto final, y que sea un producto de kilómetro cero. Creo que es mi obligación como diseñadora, NO crear productos inútiles y contaminantes. Por eso, todos los materiales que utilizo son 100% naturales. Quiero evitar las fibras sintéticas, puesto que sueltan una gran cantidad de micro plásticos cuando se lavan y fabrican, contaminando ríos y mares.

  

La fabricación de mis diseños tiene lugar en pequeñas empresas familiares y artesanales, todas ubicadas en España. La sabiduría de estos artesanos es enorme y en muchas ocasiones se trata de varias generaciones que llevan el mando de una fábrica. Así podemos nutrirnos unos a otros y mantener empleos en zonas rurales de forma ética y respetuosa.

La naturaleza es generosa, si la tratamos con respeto y humildad, nos puede crear riqueza y puestos de trabajo. ¡Y por supuesto, una vida sana y alegre!

Desde Resisitirerural, aprovechamos para que este proyecto sirva también para animar a todas aquellas personas relacionadas con la ganadería por hacer una apuesta y una defensa firme por el sostenimiento de nuestras razas autóctonas, aquellas que siempre han estado en nuestros pueblos y que están perfectamente adaptadas a nuestros entornos.

                                  

El merino negro, estuvo a punto de desaparecer debido a que, aunque su lana es de mejor calidad que la blanca, acepta los tintes con gran dificultad, motivo por el que la creciente industria de la moda, empezó a penalizar este tipo de lana, potenciando los rebaños de merino blanco. Solamente se mantuvieron unos pocos ejemplares, porque los pastores tenían la superstición de que en todos los rebaños era necesaria una oveja negra, ya que durante las tormentas, ellas eran las que atraían los rayos y no las blancas.

Por suerte, el merino negro se está recuperando, pudiéndose empezar a ver de manera frecuente, aunque en número pequeño, fundamentalmente en Portugal y Extremadura.

Charlotte, gracias por presentar tu proyecto, estamos seguros que puedes generar ideas en muchos de nuestros lectores, que ya estarán pensando en cómo adaptar materias primas de su entorno , para generar productos de alta calidad, respetuosos con el entorno y dinamizadores del mundo rural.

Si queréis contactar con Charlotte, aquí tenéis sus datos:

Teléfono: 680435560

Localización: Cuacos de Yuste, Cáceres.

email: charlottehouman@gmail.com

Faceboock:Charlotte Houman Diseño textil sostenible Instagram: @charlotte_houman

 Ya sabes,  ¡Si eres rural , te va encantar !

0
    0
    Carrito
    Su carrito está vacíoVolver a la tienda
    Share via
    Copy link
    Powered by Social Snap